Todas las personas tenemos una historia que contar y los recursos para hacerlo: imaginación, memoria, oralidad.

Ordenar y contar tu  propia historia te permite conocerte mejor, encontrar las voces  críticas, conocer tus fortalezas; detectar el origen de las narrativas  que te gustaría cambiar.

Contar tu propia historia puede ayudarte a  mejorar la comunicación contigo y con otras personas; a narrar tu  trayectoria personal o profesional y a desarrollar un proyecto de  escritura.

¿Quieres contar tu propia historia?

En Narrativas y otras lunas te ofrezco formación y acompañamiento para que puedas hacerlo:

Por tu cuenta o en comunidad

Doula literaria: solo conmigo