Curso online con una duración de 7 semanas con propuestas de reflexión y ejercicios prácticos para iniciar y mantener el hábito de la escritura mediante la práctica del diario personal.

¿Quieres empezar a escribir a un diario? Quizá ya hayas tenido uno en otra época de tu vida y quieres retomar el hábito, o estás explorando la escritura creativa y quieres fortalecer la práctica. A lo mejor tienes siempre presente la escritura, pero no sabes cómo dar un paso más y dedicarte a ella de forma continuada.

Este curso te ayudará a conectar con tus propios recursos para crear un espacio seguro en el que encontrarte contigo mediante la práctica de la escritura personal; también te servirá para identificar y atravesar las dificultades que encontrarás en el camino. En él encontrarás orientación, reflexiones y, sobre todo, propuestas prácticas para escribir en tu diario o cuaderno de todo, o en el soporte que tú elijas. 

Oferta: 57€

Un diario es un hábito, una práctica, un encuentro contigo en el que puedes conectar con tus pensamientos y emociones más profundos; recordar lo que te ha sucedido a lo largo del día, tener un diálogo imaginario con otras personas o prepararte para afrontar una situación difícil. Más que un registro de acciones “hoy he ido a este sitio y me ha pasado aquella cosa” escribir un diario es crear un espacio seguro para estar contigo.

Lo más importante es que escribas con honestidad y libertad. En el aula virtual no compartirás tus textos, sino tus reflexiones sobre ellos: ¿para qué te ha servido escribir? ¿de qué te has dado cuenta? ¿qué propuestas te resultan más útiles? ¿qué necesitas para seguir escribiendo? ¿qué dificultades encuentras? ¿qué dificultades aparecen?

Como todos los hábitos, escribir un diario requiere voluntad, compromiso y una estructura inicial para conseguir que se repita en el tiempo. Voluntad en el sentido de que sea un anhelo lo suficientemente fuerte como para vencer la pereza, atravesar el miedo a lo que encontrarás si escribes con libertad, y alimentar el deseo de escribir.

Contenidos

  1. Introducción. Tipos de escritura. La escritura personal o expresiva. Beneficios de la escritura personal: para qué sirve. El hábito de la escritura: empezar a escribir. ¿Por qué escribo? Las primeras líneas cada día.
  2. Propuestas para conectar con la escritura y alimentar el hábito.
  3. Propuestas para ampliar la perspectiva y explorar un tema concreto.
  4. Propuestas para conocerte mejor y dibujar tus mapas.
  5. Propuestas para desbloquear la escritura y la creatividad.
  6. Alimentar el hábito y revisar lo escrito. Las semillas de la escritura. Tipos de diarios. El miedo y las voces críticas. Recomendaciones finales: seguir escribiendo.

¿Cómo funciona?

El curso se desarrolla en un aula virtual en el que tendrás acceso a una nueva unidad cada semana durante un total de 7. En ella encontrarás orientaciones y propuestas prácticas para que puedas escribir en tu diario, cuaderno, o en el soporte que tú elijas.

Necesitarás una conexión a internet, un poco de tiempo para escribir cada día. En casi todos los ejercicios será suficiente con 10 minutos; en otros, necesitarás un poco más de tiempo. No es imprescindible escribir a diario. Estoy al otro lado para cualquier duda que tengas durante el curso.

Es para ti si:

  • Te gusta escribir como práctica para conocerte más y cuidarte mejor; has tenido el hábito alguna vez, lo tienes ahora pero buscas nuevas propuesta de escritura para alimentarlo, o te gustaría comenzar a escribir un diario y mantener el hábito.

Metodología

  • Por tu cuenta
  • En un aula virtual
  • Una unidad semanal durante un total de 8
  • Seguimiento en el aula: estoy al otro lado
  • Acceso de por vida a los materiales y manual en pdf al finalizar.

¿Cuánto cuesta?

97€ 57€ hasta el 16 de junio.

Cómo lo consigo?

Cuando completes la inscripción recibirás las instrucciones para acceder al aula virtual en un plazo máximo de 48 horas (de lunes a viernes no festivos).


En profundidad

La práctica de la escritura personal puede servirte para:

1. Orientarte en un proceso de cambio

El hábito de la escritura personal puede ser un espacio de transición que te recuerda tus objetivos y avances y, también, el lugar que estás dejando atrás. De esta forma, puedes orientarte mejor cuando tengas la sensación de haber perdido pie, de no encontrar las referencias de dónde estás o quién eres en este momento.

También te ayudará a recordar cuáles son tus propósitos y objetivos, las razones por las que son importantes para ti y la forma en que vas a intentar conseguirlos. Eso te ayudará a materializarlos; no por arte de magia, sino porque tendrás una guía y pondrás el foco en ellos.

2. Conectar con tu intuición

La práctica de la escritura en el diario te pone de forma progresiva en contacto con tu sabiduría emocional. Por ejemplo, ayudándote a ver que no siempre es importante encontrar las respuestas, sino formular las preguntas adecuadas y sostenerlas el tiempo suficiente.

3. Ampliar la perspectiva

Descubrirás parcelas de ti, de tu memoria y de tus afectos, de tus temores y tus deseos, que hasta este momento estaban ocultas; esto te permitirá integrarlas y alumbrar nuevas historias, deseos, senderos, fortalezas.

4. Conocer en profundidad tus emociones y pensamientos

Poco a poco te irás dando cuenta de cuándo estás entrando en bucles o caminando en círculos, y serás capaz de salir de ellos por tu propio pie. Escucharás una voz interior que te dirá “ya estás otra vez con esto” con amabilidad y compasión, como lo harías tú con cualquier otra persona. Y te moverás hacia nuevos horizontes más amplios y cómodos, más tuyos.

5. Identificar tus recursos para manejar la incertidumbre

Desde la seguridad de tu cuaderno puedes explorar y abrazar tus contradicciones, inseguridades, sombras, temores, dejando que pasen de la mente al papel. Y, al mismo tiempo, recordar que esto también pasará.

6. Mejorar la comunicación

Primero te lo dices a ti, te tomas un tiempo para ordenar tus ideas y para dejar que salgan todas las emociones; luego decides qué y de qué manera se lo comunicas a otras personas.

7. Tu forma única de ver el mundo

La práctica cotidiana de la escritura hará que conectes con tu propia voz; con tu forma única de ver el mundo, y con la manera en que eres capaz de transmitir esa emoción a otras personas; algo que te resultará muy útil y gratificante para cualquier proyecto creativo en el ámbito personal, como por ejemplo la escritura creativa o la comunicación de tus proyectos.

8. Conocerte más y, por tanto, cuidarte mejor.

El diario es tu mapa y la hoja de ruta: todo lo que registres te servirá para visualizar y explorar los cambios, fortalezas, avances, objetivos. También te permitirá revivir, desde la lectura, los instantes de felicidad y gozo. Tendrás un registro de vida, un álbum de instantes y recuerdos al que puedes volver siempre que quieras.

Pasarás más tiempo contigo, te conocerás mejor y esto te ayudará a cuidarte más. Te ayudará a ser más consciente de lo que te pasa y los motivos por los que te pasa, ampliar la perspectiva (una vez más) y diferenciar entre lo que puedes y quieres cambiar y lo que no. De hecho, puede servirte para reconocer aquellos avances valiosos que sí dependen de ti y no estás valorando.

También para darte cuenta de que en el pasado has vivido situaciones difíciles y has salido adelante. Que, incluso en los momentos más duros, hay instantes de luz.