Escritura cotidiana IV: movimiento

Hace un par de días, mientras paseaba, me llamó la atención el movimiento de una decena de pájaros en bandada. Estaban suspendidos en el aire, como si alguien los hubiera dibujado sobre el paisaje. El viento del norte soplaba con fuerza, y parecía difícil que pudieran desplazarse. De pronto se movieron todos a la vez siguiendo la corriente; y así fueron avanzando en dirección transversal al viento, a ritmo de vals.

Si fuera un pájaro, mal que me pese, empezaría siendo uno muy grande que quiere volar, pero solo consigue dar zancadas torpes en la tierra. Tendría una cabeza enorme, y me golpearía con ella contra el suelo cada vez que intentara levantarla. Un día conseguiría alzar el vuelo, y mi cabeza encogería un poco. Después de muchos entrenamientos, su tamaño se reduciría y se ampliaría el de mis alas, perfilando un cuerpo cada vez más ergonómico. Y solo entonces, después de muchos tropiezos y varias metamorfosis, sería ese elegante halcón con el que sueño a veces. Así que me admira esa agilidad de algunos seres vivos, animales o personas, para adaptarse a las circunstancias y dejarse llevar, aprovechando el viento y las corrientes.

PROPUESTA DE ESCRITURA 4

Observa el movimiento a tu alrededor: objetos, personas, otros seres vivos. Si eliges algo abstracto, como el tiempo o los cambios, intenta representarlo en algo tangible. ¿Cómo percibes su movimiento? Demasiado rápido, demasiado lento, acompasado; natural o forzado. Recuerda que en cada propuesta te ofrezco una serie de pistas para tirar del hilo de la escritura, pero no tienes por qué seguirlas al pie de la letra; el objetivo es que te sirvan para conectar con lo que es importante y significativo para ti, con aquello que te llama la atención. También puedes fijarte en tu propio movimiento: por ejemplo, el de tu cuerpo en el espacio, en interacción con otras personas, hacia un lugar real o imaginario.

Imagen destacada : Frannie Wilson

Confiar

Hace tres veranos una mujer generosa y fuerte a la que acababa de conocer me invitó a unirme a ella en el Festival Andanças. Siempre he querido volver a conectar con mi cuerpo desde la danza y el baile como hacía cuando, siendo niña, disfrutaba las horas semanales que dedicaba al patinaje artístico. Andanças es un encuentro de música folk en el que los bailes son, sobre todo, grupales. Una noche, un hombre mucho más mayor que yo, con experiencia en la danza, se ofrecío a bailar conmigo una mazurka. Los cuerpos se acercan en algo muy parecido a un abrazo, la mujer cierra los ojos y se deja llevar; por la música, no por el hombre. Él acompaña, guía, pero apenas sostiene; cuando me permití estar en ese instante con el cuerpo, sin aferrarme al control, solo existió la melodía.

Durante los primeros minutos yo estaba rígida como una tabla de planchar. El hombre se detuvo, y me dijo: «pareces un saco de patatas. Esto es como la vida, tienes que dejarte llevar». Me reí mucho, y confié en él; entonces sucedió la magia. Ese instante me guió en las próximas semanas y, unido a otras cosas, me sirvió para volver a encontrarme conmigo desde un lugar mucho más sano, más libre. Apagar la olla exprés que a veces pueden ser nuestras cabezas y escuchar el pulso del corazón, el útero, el estómago; donde quiera que estén las emociones y el instinto.

Es fácil cuando consigues la suficiente calma y seguridad para sentir el suelo bajo tus pies, la música en el cuerpo, las manos de otra persona entrelazando las tuyas. Pero hay momentos en la vida, cuando tienes que sacar algo adelante (una persona a tu cargo, un proyecto de autoempleo o un empleo precario, a ti misma de un lugar oscuros) en los que tenemos que estar alertas, sostener muchos hilos a la vez; entonces no es posible fluir, entregar el cuerpo y el alma a la magia del instante.

Me dice el cuerpo desde hace semanas que es tiempo de soltar otra vez los hilos, en lo personal y en lo laboral; de aflojar la cabeza y las corazas y fluir al ritmo de la música. Rendirme a lo que venga, dejar que me atraviese. Lo escribo para que así sea, para no olvidar. También para recordarme, recordarnos, que no siempre es posible.