Una ocupación de cuerpo entero

Durante las vacaciones recogemos las piedras que el mar nos regala.   Son las piedras con las que luego, en el invierno, reconstruimos las ruinas de nuestras guerras.   No sólo les pedimos que resistan. También que nos recuerden que el mar existe. Silvia Rodríguez* En agosto el reloj se detiene en este rincón del…