Cuidado y autocuidado

Todas las personas sentimos en algún momento la necesidad de descansar, recuperar fuerzas, nutrinos. Parar, respirar, volver a casa es un curso en el que se juntan la escritura, la atención plena y el autocuidado. Lo he diseñado para acompañarte en esa tarea; para que puedas tomar consciencia de la situación en la que estás en este momento, escucharte, transformar el malestar en un espacio de calma.

Está formado por 4 audios. Cada uno de ellos tiene una duración aproximada de 20 minutos y contiene una pequeña introducción teórica, una meditación guiada y una propuesta de escritura. Puedes utilizarlos tantas veces como quieras. Estará disponible a partir del 23 de marzo de 2019.

Para presentar este curso, he grabado un audio en el que hablo sobre la relación entre el autocuidado y los cuidados, apoyándome en la maravillosa historia de Momo.

Si después de escucharlo te apetece seguir profundizando en este tema, puedes suscribirte al mini curso gratuito, que consta de otros dos audios con propuestas prácticas para:

  • Empezar a utilizar la escritura como herramienta de autocuidado
  • Reflexionar sobre la importancia que tiene en tu día a día y su relación con las tareas de cuidado
  • Definir qué es para ti la buena vida.

 
Y, como siempre, deseando leer tus comentarios sobre este tema. ¡Hasta pronto!

martin-adams-522839-unsplash

Escritura y narrativas

En mayo lanzamos el taller La voz de las mujeres. Me acompaña en la tutorización Leyre Gil, filóloga (y mucho más), con la que comparto, entre otras cosas, la pasión y el respeto por la literatura. Esta semana termina la segunda edición de Escribir en verano. Aquí podéis leer el ejercicio de una de las alumnas (seguiremos publicando).

Estas dos actividades están diseñadas con un único objetivo: potenciar la creatividad e identificar los bloqueos, para convertir la escritura en un hábito. Además de conseguirlo hemos disfrutado mucho a ambos lados de la pantalla, descubriendo nuevas referencias y, sobre todo, historias de vida llenas de instantes, dolor, belleza y resistencia.

Muchas personas sentimos el deseo de escribir para expresarnos, ordenarnos, entendernos. Necesitamos darnos permiso para hacerlo, detectar los bloqueos, combatir las voces críticas y legitimar nuestra voz; contar nuestra propia historia. Tendremos que dominar la técnica si queremos publicar una obra literaria; pero, si escribimos para nosotras, es suficiente encontrar la forma de llegar a los nudos, desatarlos, echarlos a volar.

Ambas experiencias me han servido para redefinir lo que hago en Narrativas y otras lunas:

Te acompaño en procesos de cambio o en proyectos narrativos, utilizando la escritura y la lectura de textos literarios como principales herramientas. Mi experiencia en psicología (y con las prácticas narrativas) me dan la perspectiva necesaria para guiar los ejercicios, encontrar las fortalezas de cada persona,  identificar y desmontar la autocensura. Puede servirte para:

  • Ordenar tus vivencias
  • Conocerte mejor
  • Recuperar el hábito de la escritura
  • Aumentar tu capacidad narrativa, creatividad, imaginación y memoria
  • Potenciar tu autocuidado

En septiembre comenzamos una nueva edición de los talleres:

Si quieres recibir todas las novedades y promociones, puedes suscribirte al boletín de noticias. Cuido tus datos y no los comparto con nadie. Si tienes cualquier duda o sugerencia, puedes escribirme a lidia@narrativasyotraslunas.com.

¡Hasta pronto!

 

 

 

La magia de contar

Una anécdota persa muy antigua muestra al narrador como un hombre de pie en una roca cara al océano. Cuenta sin descanso una historia tras otra, deteniéndose apenas un momento para beber, de vez en cuando, un vaso de agua. El océano, fascinado, lo escucha en calma. Y el autor anónimo añade:

Si algun día el narrador callese, o si alguien lo hiciese callar, nadie puede decir lo que haría el océano

Texto: Jean-Claude Carriére, Antología de cuentos e historias mínimas

MaratonGuadalajara_4
Maratón de los cuentos de Guadalajara, 2015

«Vivir es disponer de la palabra«, dijo Camen Martín Gaite. Cuantas más palabras tengamos para contarnos lo que nos sucede y para compartirlo con otras personas, cuanto más acertadas y precisas sean nuestras expresiones, más fácil será luchar contra el dolor. Cuando somos capaces de nombrar lo que nos pasa convertimos la niebla difusa que nos oprime en un dragón visible y a nosotras en guerreras o hechiceros capaces de derrotarlo con un golpe de espada o un conjuro (pido disculpas a todos los dragones por el agravio).

La psicoterapia es una relación en la que una persona acompaña a otra para que recupere su capacidad de utilizar la palabra para disipar las tinieblas, invocar a los monstruos y luchar contra ellos… O pararnos a escucharlos, como en la película Un monstruo viene a verme.

Las narradoras y narradores orales nos ayudan, igual que la psicoterapia, a disponer de la palabra: nos cuentan las historias en las que otros vencieron antes. Nos recuerdan el sonido de la risa y la nostalgia, la desesperación y la confianza. Que el mundo es mucho más grande que las calles que recorremos cada día, que nada dura para siempre, que hasta en el interior del ogro más temible puede latir un corazón de gominola.

La narración oral es un acto comunicativo. Quien cuenta con honestidad escucha, mira a los ojos, habla y pregunta con o sin palabras. Transmite una historia que ha preparado hasta hacerla suya, desentrañando los significados y conectando con sus emociones para que al contar podamos sentirla también sin exponernos del todo, saliendo al bosque pero con un mapa para encontrar siempre el camino de regreso a casa. Busca el momento hipnótico en el que su figura desaparece y vemos sólo la historia como si fuéramos uno con ella, como si estuviéramos dentro.

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que alguien te contó un cuento mirándote a los ojos? El 20 de marzo se celebra el día internacional de la narración oral. Aquí tienes dos propuestas para disfrutarla: el Festival Atlántica en Santiago de Compostela y las jornadas de MANO, Asociación de narradoras y narradores de Madrid. La Asociación de profesionales de la narración oral en España, AEDA, publica hasta el 20 de marzo una selección de textos relacionados con la transformación https://www.facebook.com/AEDA.narracionoral/.

16707361_1368909236464750_3819663508834052760_o

VII-Jornadas-MANO-Dia-Narracion-Oral-2017-805x503

Lecturas recomendadas y enlaces de interés

Los narradores orales modernos

Entrevista a Pep Durán

Diccionario de narración oral

Revista El Aedo

Maratón de los cuentos de Guadalajara

I Jornadas Internacionales tomo la palabra: Mujeres, voz y narración oral

Cuente (Graciela Montes)

Contar con los cuentos, Estrella Ortiz

  Si te ha gustado este artículo, puedes suscribirte aquí al boletín de noticias. Cuido tus datos y no los comparto con nadie. Gracias 🙂

Nota: Entrada actualizada a partir de un texto publicado en marzo de 2016

Un trabajo del corazón II

Hace algo más de dos años publiqué la primera entrada de Narrativas y otras lunas; en ella hablo de Michael Mahoney. Hace poco he vuelto a leer Psicoterapia constructiva, redescubriendo en el libro tododas las técnicas que he ido incorporado al proyecto en este tiempo: la meditación, la aceptación, la autocompasión, el trabajo con el cuerpo y la fantasía. Michael Mahoney propone un modelo holístico de acompañamiento, desde un respeto inmenso a los procesos de dolor y cambio de cada persona; la vida misma es un proceso en constante dialética, impermanencia y cambio en el que las emociones tienen un papel fundamental.

En las últimas semanas también he revisado todas las experiencias del año. Me hubiera gustado contároslas según sucedían, y espero que así sea en 2017.

Actividades realizadas en 2016

Narración oral

img_2789
Foto de Silvia Briones

  • En agosto el coro de la Mariña, impulsado y dirigido por Ugia Pedreira y Pierrot Rougier, me invitó a contar con ellos en La Escondida, un rincón de Espasante al que espero volver a menudo y que os recomiendo visitar si tenéis ocasión. Antes sólo había contado en maratones, así que fue mi primera vez con un público no devoto.
  • El 25 de noviembre estuve narrando en la librería de mujeres de Santiago Lila de Lilith las historias que me contaron las mujeres de Anusca (a la derecha del todo); podéis ver una de ellas en el cuadro que hay detrás de mi. A la izquierda del todo Sergio Tannus, la guitarra más rápida de Galicia y el embajador de la alegría; los otros dos son Suso Sudón y Pedro Pastor, que hacen magia con las palabras. A mi lado está Uxía Senlle, la cigarra más trabajadora que conozco; hace posible casi todo lo que sucede. Aquella tarde nos faltaron, aunque estaban presentes, Fran Pérez y Begonha Caamanho.

15230645_10154647834724034_7969302229699931757_n
Lila de Lilith, libraría de mulleres en Santiago de Compostela (foto de Alba Díaz, igual que la imagen destacada)– 25 noviembre 2016

Trabajo con entidades

  • El 5 de noviembre di un taller de creatividad para COCEMFE, en el marco del curso de comunicación digital que impartía SocialCo. Hace tiempo fui alumna de Virginia Moraleda (a la derecha del todo) y tenía muchas ganas de trabajar con ella. Además me acompañó desde SocialCo los primeros meses del año para mejorar la web y el plan de comunicación. También me gustó mucho volver a disfrutar un espacio de reflexión con personas vinculadas al movimiento asociativo.

cwgud3ewqae7geh
Foto de COCEMFE Seviila

  • En noviembre di un paso grande que tenía pendiente hace tiempo: solicitar la incorporación al Mercado Social de Madrid. Ya formo parte de la red como entidad proveedora. Estoy contenta, con muchas ganas y agradecida por la rapidez en los trámites.

Talleres presenciales

Sesiones individuales de apoyo psicosocial

En los últimos meses he retomado las sesiones individuales. Me siento cómoda en los procesos breves, acompañanado a cada persona para que detecte sus fortalezas y ordene los acontecimientos vividos desde el enfoque narrativo de la experiencia desde el punto de vista holístico de Mahoney, incluyendo los aspectos sociales y comunitarios.

Novedades 2017

Disponer de la palabra

Las historias tienen un papel fundamental en lo que somos como personas, nos acompañan desde que nacemos y pueden transformar nuestra forma de estar en el mundo. En este proceso incorporamos y damos por ciertas muchas narrativas que no son nuestras sino de la cultura dominante, la familia, los usos sociales. En este taller revisaremos los significados asociados a nuestras identidades en lo individual y en lo colectivo; los mandatos de género; las relaciones entre razón y emoción; las narrativas dominantes. A patir de enero estará disponible en formato online y presencial Disponer de la palabra.

Contar tu propia historia

Un taller presencial con las herramientas básicas para trabajar con los recursos que todas las personas tenemos para contar historias: imaginación, memoria, oralidad y escucha:  Contar tu propia historia.

Esto es todo de momento… Y ésta podría ser yo, recibiendo al 2017 con nuevos proyectos e ilusiones.

uwqlgl4nbsg-danka-peter
Fotografía de Danka Peter.

¡Gracias por hacerlo posible!

Un trabajo del corazón

“Como sujeto no me queda más remedio que ser subjetivo, si yo fuera un objeto podría ser objetivo”.

Rolando Menéndez, Escritura creativa: Cuaderno de ideas

 

A menudo me encuentro con gente que expresa su interés por la psicología. Intuyo que, cuando lo hacen, se refieren a una psicología antigua, sin pretensión de objetividad, enredada con la filosofía y otras materias.

Supongo que se refieren a lo que yo también esperaba encontrar: una disciplina modesta que, si pudiera verse a sí misma hoy en día, se espantaría al encontrarse tan estirada y, a menudo, ajena a todo lo humano.

Diógenes buscando un hombre (honesto)
Diogenes looking for a man. Attributed to Johann Heinrich Wilhelm Tischbein [Public domain], via Wikimedia Commons
Lo que yo esperaba de la psicología se parece mucho a Psicoterapia constructiva. En este libro, Michael Mahoney  cuenta cómo llegó hasta los estudios de psicología gracias a su encuentro, casi casual, con Milton Erickson. Habla de espiritualidad, de las dificultades del cambio, de meditar y encontrar el centro; de la fantasía, del trabajo con los sueños. Cuenta cómo hacer un esfuerzo consciente para ponerse en la piel de la persona que se sienta enfrente, honrarla y respetarla.

Explica lo doloroso que puede llegar a ser escuchar relatos de sufrimiento, en los que se muestra lo peor que las personas podemos llegar a ser, para devolver esperanza.  Cuenta cómo un terapeuta con más de cuarenta años de experiencia le pide que le acepte como cliente. Este hombre era, a su vez, terapeuta de terapeutas:

«Dijo que no tenía a nadie con quien hablar. Cargaba, en su amplia espalda y en su gran corazón, con los secretos de muchos años de servicio a terapeutas, que, a su vez, cargaban sobre sus propias espaldas y corazones las luchas y las tragedias de cientos de personas, familias y grupos de su comunidad».

Mahoney le atendió durante diez años y, cuando estaba comenzando este libro, el otro terapeuta enfermó. En sus últimos meses de vida instó a Mahoney a continuar el libro:

“Me animó a que hiciera un trabajo del corazón. Cuéntales, cuéntales cómo puede ser. Cuéntales lo duro que es ayudar […] y también lo agradable que es. Dales una idea.”

Para mí, Psicoterapia Constructiva es un libro de imperfecciones. No en la forma, si no en el fondo. Un libro escrito con pasión y compasión hacia lo que significa ser persona. Recoge una frase hermosa, impropia de un libro científico:

«Cada individuo está conectado a todos los demás individuos, presentes pasados y futuros, a través del tiempo y del espacio, y a través de muchos puentes simbólicos».

No hay en él nada simple, y sin embargo está lleno de sencillez. He escuchado varias veces que es un libro «un poco hippie». A lo largo de mi carrera, también he escuchado alguna vez esa afirmación referida a determinadas prácticas que he utilizado. Supongo que las psicólogas «hippies» nos sentimos más cómodas buceando entre las palabras de psicólogos «hippies» que osan salpicar con poesía los libros de psicoterapia; quizá porque podemos alborotar con poemas los márgenes de esos libros sin mancharnos de culpa.

Mi intención, con este blog y con este proyecto, es hacer un trabajo del corazón. Como Michael Mahoney

“ruego perdonen mis excesos […]. Espero que su crecimiento sea tan fértil como deseen y que la danza que bailen les llene el corazón”.