Cuando era pequeña tenía un caballo imaginario que se llamaba Trueno. Digo imaginario para que me entiendas porque para mí, en aquel momento, era tan real como la pantalla en la que estás leyendo. Era negro, siempre lo veía trotando solo por una llanura y, cuando lo llamaba, venía hacia mí; podía montarlo y trotar durante horas, a pesar de que nunca había tenido esa experiencia en la vida real. Es el protagonista de uno de los muchos relatos que escribí siendo niña; cuando vuelvo a leerlos, me asombra la capacidad que tenía para escribir con libertad y, sobre todo, para crear de la nada imágenes llenas de detalles sensoriales.

¿Cuál es tu relación con la imaginación ahora, en este momento? La mía aún es capaz de levantar el vuelo algunos días; sobrevuela el horizonte y dibuja utopías mejores. Otros, se esconde debajo del mueble más estrecho de la casa y, por más que la llamo, no quiere saber nada de mí.

Escritura o trueno es un minicurso que ya lleva varias ediciones y será gratuito por última vez; a partir de octubre estará disponible con una pequeña inscripción. Te ayudará a conectar de nuevo con el deseo de escribir y tus recursos para hacerlo; si te apetece, puedes unirte a la escritura en comunidad.

Información e inscripciones:

¡Hola! ¿Qué te cuentas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: