Narrativas y otras lunas

¿Quieres contar tu propia historia?

Todas las personas tenemos una historia que contar y los recursos para hacerlo: imaginación, memoria, oralidad.

En Narrativas y otras lunas te ayudo a encontrar tu forma única de ver el mundo y tus palabras para nombrarlo uniendo los saberes de la psicología, la escritura y la narración. Es para ti si quieres:

Escribir para conocerte y comprenderte en profundidad; crear un espacio para estar contigo que te ayudará a mejorar tu bienestar emocional o desarrollar un proyecto narrativo.

Revisar tu historia de vida siguiendo los hilos de la memoria emocional para tejer un telar de vivencias que te permita seguir escribiéndote en el futuro; recuperar la autoría de tu vida.

Conectar con tu creatividad.

Comunicarte y expresarte de forma más eficaz y satisfactoria: encontrar las palabras que te nombran y la forma de llegar a ellas; conectar con otras personas.


También ofrezco formación especializada en escritura y narrativas para profesionales del ámbito psicosocial que quieran:

Acompañar a otras personas en procesos individuales, grupales o comunitarios mediante la escritura y las narrativas

Diseñar intervenciones comunitarias transformadoras.

Me ayuda entender la escritura como un viaje; espero que a ti también. Por eso he preparado esta hoja de ruta que te ayudará a conectar con las historias que quieres contar

¿Qué ofrezco?

Formación, acompañamiento y recursos

Mujer sentada sonriendo detrás del dibujo de un faro

Mi nombre es Lidia Luna. De profesión soy psicóloga; de vocación, escuchadora y contadora de historias, dos cosas que considero imposibles de separar.

Me ha sorprendido lo que puedo jugar con las historias, me he enamorado de algunos textos que yo he escrito. También lo he visto en otras mujeres; ese misterio, esas aventuras con ganas de salir y jugar.

He logrado reconciliarme con mis ancestros, en particular con mi madre. También he redescubierto mi esencia. Aunque tenga 60 años, estoy redibujando mi vida futura y diseñando sueños.

Un regalo que me ha permitido soltar lastre para continuar buceando un poco más profundo a través de la emoción, los recuerdos y las palabras. Un poco de medicina para el alma.

Muy recomendable porque más allá de desatar los nudos de tu propia escritura, desata los que tienes al fondo de tu yo más interno y escondido.

«Es bueno y agradable llevar un diario y llenarlo con tus cosas, con tu ser: poemas, sueños, diálogos, retratos, cartas, recuerdos, observaciones, reflexiones, percepciones, intuiciones, confesiones, dibujos, citas. Significa que te tomas en serio tu vida y te importa lo bastante para verla sinceramente, verla y decir la verdad. Debería ser un ejercicio esencia y continuado de autodescubrimiento: encontrar gradualmente tu voz, tus verdades, tu historia.» Gabrielle Roth
Carousel controls

¿Narrativas terapéuticas o terapia narrativa?

Leer Más

Escritura o trueno: en defensa de la imaginación

Leer Más

Cuidados y autocuidado en las profesiones de ayuda

Leer Más

Escribir a partir de una imagen: el paisaje interior

Leer Más