Santiago Matás - Calua Navegación (mayo 2006)
Santiago Matás – Calua Navegación (mayo 2006)

<< El mito de la llegada es un tema básico en las leyendas y cuentos de muchas culturas y en diferentes épocas. Son historias que fomentan la esperanza y la perseverancia frente a la adversidad y la maldad. Han tenido un papel importante en nuestra supervivencia. En el corazón del mito de la llegada hay un punto de inflexión o momento de llegada después del cual ya pasó lo peor, el sufrimiento ha terminado y la dicha nos recompensa. En el formato más frecuente de la historia, el personaje principal —gracias a la bondad, al valor, a la inteligencia, a la fortuna, a la intervención de lo sobrenatural, o de alguna otra forma— alcanza finalmente la felicidad eterna. Ha superado la principal dificultad que había en su vida y puede permanecer triunfante en la cima de ese éxito. Sin duda, enraizado en el corazón del mito de la llegada hay un mensaje para cada uno de nosotros. En concreto, que para nosotros también llegará un día en el que nuestros esfuerzos y nuestro sufrimiento terminarán. La depresión, la ansiedad, la ira y todas las formas de mal-estar (de des-contento) finalmente acabarán. Nos levantaremos una mañana y veremos claramente que hemos llegado: hemos puesto orden en nosotros mismos y en nuestra vida de forma que nunca pueda ser alterada. Estamos sanos y felices. Tendremos el trabajo, la casa y la relación que siempre habíamos querido, holgados económicamente y, sobre todo, en paz con nosotros mismos. A partir de entonces, disfrutaremos de un mar en calma y de una navegación tranquila. Las pruebas más arriesgadas y dolorosas serán superadas y podremos, desde entonces, navegar tranquilamente durante el resto de nuestra vida feliz.

Es un mito atractivo y no necesariamente malintencionado. Proporciona esperanza, que es esencial en la vida. El mito de la llegada puede resultar más tentador en los momentos en que soportamos las situaciones vitales más difíciles. Sin embargo, este mito también tiene consecuencias negativas, porque promueve que la persona se aferre de una forma impaciente y poco práctica a una meta que resulta inalcanzable. Fomenta la esperanza de una llegada, por lo que hay un sentimiento de frustración y fracaso hasta que se alcanza ese destino mítico. En parte por la fe en su mensaje, podemos esforzarnos para llegar a ser impecables: perfectos, instruidos y, de otra forma, viviendo por conseguirlo.

El mito de la llegada promueve la negación de que “el siguiente problema está siempre en el correo”. Tanto si es una rueda pinchada, como si son los impuestos, un bulto en el pecho o en la próstata, o la enfermedad o la muerte de un ser querido, siempre habrá un nuevo desafío. La vida nos asalta continuamente. No hay camino sin dolor, No hay vida sin sufrimiento. Este mensaje es un aspecto central en las enseñanzas de las principales religiones. La senda de la iluminación espiritual no evita ni niega ese dolor. De hecho, suelen aceptarlo como un instrumento muy potente para el desarrollo personal. Parafraseando a Thomas Merton, una persona no se hace monje para sufrir más o menos que las otras personas, sino para sufrir de una forma más eficiente.

La llamada buena vida no es lo mismo que sentirse bien todo el tiempo, como algunos libros de autoayuda pueden insinuar. La buena vida es aquella que reconoce el dolor de forma que lo hace más significativo. El objetivo de esta vida es mantenerse abierta, comprometida y en desarrollo en todo lo que supone la vida. Al menos en este sentido, una persona ya está ahí cuando está comprometida al máximo. Hasta que una se para a apreciarlo, este compromiso se puede vivir como un intento desesperado por alcanzar otro lugar. El destino se trasforma en un trayecto. Estar presente se transforma en un logro muy valioso.>>

Michael J. Mahoney

Gran Canaria (mayo 2007)

Cuídate mucho, amigo, y escucha los susurros de tu corazón

mientras late con su valioso ritmo a lo largo de tus días;

mis cálidos pensamientos y mis esperanzas están contigo en tus viajes a través de todo…

Y las sendas de la vida, siempre en proceso, encuentran sus caminos.

Ten una existencia amable, peregrino en proceso; aprende a confiar en que la confianza es valiosa,

lo mismo ocurre con la risa y el descanso;

recuerda que vivir es un acto de amor en sí mismo,

y el secreto es permanecer siempre a la búsqueda…

Fragmento del poema Pilgrim in process de Michael J. Mahoney. Adaptado de la traducción publicada en Psicoterapia constructiva, editorial Paidos (2005) al que pertenece también el primer texto.

Otra referencia al autor en este blog: Un trabajo del corazón.

One comment

¡Hola! ¿Qué te cuentas?

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s