En momentos de confusión, cuando sentimos que todo va demasiado rápido y la cabeza se nos llena de ruido que enturbia pero no termina de concretarse en algo que podamos nombrar o manejar, formular las preguntas adecuadas puede ayudarnos a:

  • Poner un poco de claridad en nuestros pensamientos
  • Aligerar la carga y darnos un hilo del que volver a tirar para deshacer los nudos
  • Transformarlos en madejas de las que podremos hacernos cargo poco a poco.

Propuesta de escritura

¿Cuáles son las pregumtas que te gustaría responder en este momento? Si fueran abejas zumbando a tu alrededor, ¿cuáles serían las más grandes, las que hacen más ruido?  Escríbelas en un papel o donde te resulte más cómodo.


¿Cómo te sientes después de escribirlas? ¿Hay alguna pregunta que no estés viendo, escondida detrás de algún sitio? Vuleve a escribir lo que llegue. Mira debajo de tu cuaderno; abre la ventana y, si alguna pregunta intenta huir en forma de partícula de polvo, captúrala. Dibújala en tu cuaderno con palabras, con líneas o con cualquier garabato. Y cuando sientas que ya está todo, respira.


Deja tus preguntas a la vista, en un lugar donde te recuerden que están ahí (si compartes espacio y quieres mantener la intimidad, protégelas). Elige una de ellas, la más grande; sí, esa que agita las manos llamando tu atención. Llévala contigo durante, al menos, un día. Pero no apretada sobre la palma de tu mano, con los nudillos cerrados; deja que se abra sobre tu pecho, hasta el ombligo y más allá. Escúchala y, cuando sientas que ocupa todo tu cuerpo, que puede expandirse en su totalidad, escribe sobre ella sin parar y sin pensar demasiado, durante al menos cinco minutos seguidos.

Fragmento del taller Dibujar mis mapas.

¡Hola! ¿Qué te cuentas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: