En marzo de 2020, al inicio del confinamiento, hablé con las personas con las que había trabajado en otro momento de mi vida dando apoyo psicosocial en emergencias para ver si podía aportar algo; un hombre sabio me sugirió la idea de abrir un espacio para recoger y reelaborar narrativas de resistencia que, resumiendo mucho, son todos esos saberes y recursos propios que nos han ayudado en otros momentos de nuestra vida a transitar situaciones difíciles; bien porque los hemos experimentado de forma directa, bien porque hemos visto cómo los practicaban otras personas cercanas.

Me puse en contacto con otras dos mujeres que comparten conmigo la pasión por la escritura como recurso para acompañar procesos; juntando ideas una de ellas juntó las palabras, Hilando el desorden. Y de ese encuentro salió, también, la propuesta de crear juntas un cuadernillo de escritura independiente del blog, pero con el mismo nombre. Ya lo he contado antes; tener una tarea compartida en aquellos momentos, poder poner mi granito de arena como lo había hecho en épocas anteriores, fue refugio y aliento. Agradecida siempre a las otras dos hilanderas, María (Lápiz, Papel y Tierra) y Pilar (Escritura de interior), por su trabajo esos días y su apoyo con el blog en semanas posteriores. Tenemos pendiente retomar el telar y hacerlo más grande; todo llegará.

Un mes después el Mercado Social de Madrid, del que Narrativas y otras lunas forma parte hace cuatro años, se puso en contacto conmigo para invitarme a participar en el festiva online En casa pero rebeldes. Agradecí mucho su esfuerzo aquellos días para dar visibilidad a las entidades que formábamos parte, cuando nuestra actividad se había paralizado de repente; me hizo recordar que tenía algo que aportar.

Y así surgió este mini taller gratuito: Las historias que nos contamos en tiempos de… En él comparto algunas orientaciones y propuestas prácticas sobre cómo la escritura personal y el enfoque narrativo de la experiencia podían, pueden aún acompañarnos estos días.

Narrativas de futuro

Todos los años, desde hace tres, en diciembre comparto recursos gratuitos y abro un taller específico para revisar el camino andado, integrar lo vivido y proyectarnos en el futuro, en lo porvernir. No se trata de hacer una revisión exhaustiva de nuestras experiencias, sino de darles espacio para que ocupen su lugar; leer hacia atrás para poder, así, seguir escribiendo hacia adelante. Suelen ser propuestas sencillas, basadas en lo simbólico y en la idea de que el tiempo no es una línea recta sino que se parece, más bien, a un proceso en espiral; una narrativa del transcurso de la existencia mucho más acorde a nuestra experiencia y a los ciclos de la naturaleza, de la que formamos parte.

Este año el taller será en enero, y será compartido con una persona muy especial para mí que también acompaña a otras personas; pronto os contaremos más. Pero quería cerrar el año dejando un espacio para encontrarnos e hilar las narrativas de lo vivido; dar unas cuantas puntadas adelante y atrás, como buenas hilanderas e hilanderos de la experiencia.

Será el día 15 de diciembre a las 16:00 (GMT+1)

Puedes acceder a la grabación, un resumen de lo que hablamos y las propuestas de escritura aquí:

¡Gracias por tu tiempo!

Hasta pronto,

Lidia Luna

3 comentarios

  1. Hoolaa Lidia! Muchas gracias por esta propuesta, siempre tan interesante y generosa! Me he inscripto y haré todo lo posible para asistir, aunque a esa hora aún no he terminado de trabajar. Ojalá pueda lograrlo.
    Un abrazo
    Susana

¡Hola! ¿Qué te cuentas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: