Escritura cotidiana III. Los afectos: ¿qué cuidamos?

PROPUESTA DE ESCRITURA 3

A lo largo del día nos hacemos cargo de personas, plantas, animales, desafíos. De forma consciente o automática alimentamos, también, nuestros pensamientos y afectos. Para desarrollar la propuesta de escritura de hoy, voy a pedirte que observes en qué cosas pones atención e intención a lo largo del día, de forma consciente, porque te importan lo suficiente como para cuidar de ellas. Pueden ser tus sueños, o los sueños de otra persona. Puede ser una planta, un animal, un proyecto creativo; tu propio cuerpo, o el cuerpo de otra persona. Puede ser una huerta, un proyecto compartido, una tribu, una ilusión. O algo diminuto y tangible como un bizcocho, los libros en tu mesilla, el café que preparas a alguien cada mañana.

Es probable que, al hacer esta propuesta, percibas cómo ocupan tu tiempo y energía otras cuestiones. En la medida de lo posible, toma nota de todo lo que vaya surgiendo. Cuando sientas que has terminado, elige una de las «cosas» que cuidas de forma consciente, con atención e intención, con cariño; escribe un pequeño párrafo en el que describas esas acción de cuidado. Cómo es, cómo te sientes, por qué lo haces. O, simplemente, describe detalladamente el objeto de tu cuidado.


Entradas previas relacionadas con Escritura cotidiana:

Imagen destacada: Pedro Kummel