La magia de contar

Una anécdota persa muy antigua muestra al narrador como un hombre de pie en una roca cara al océano. Cuenta sin descanso una historia tras otra, deteniéndose apenas un momento para beber, de vez en cuando, un vaso de agua. El océano, fascinado, lo escucha en calma. Y el autor anónimo añade:

Si algun día el narrador callese, o si alguien lo hiciese callar, nadie puede decir lo que haría el océano

Texto: Jean-Claude Carriére, Antología de cuentos e historias mínimas

MaratonGuadalajara_4
Maratón de los cuentos de Guadalajara, 2015

«Vivir es disponer de la palabra«, dijo Camen Martín Gaite. Cuantas más palabras tengamos para contarnos lo que nos sucede y para compartirlo con otras personas, cuanto más acertadas y precisas sean nuestras expresiones, más fácil será luchar contra el dolor. Cuando somos capaces de nombrar lo que nos pasa convertimos la niebla difusa que nos oprime en un dragón visible y a nosotras en guerreras o hechiceros capaces de derrotarlo con un golpe de espada o un conjuro (pido disculpas a todos los dragones por el agravio).

La psicoterapia es una relación en la que una persona acompaña a otra para que recupere su capacidad de utilizar la palabra para disipar las tinieblas, invocar a los monstruos y luchar contra ellos… O pararnos a escucharlos, como en la película Un monstruo viene a verme.

Las narradoras y narradores orales nos ayudan, igual que la psicoterapia, a disponer de la palabra: nos cuentan las historias en las que otros vencieron antes. Nos recuerdan el sonido de la risa y la nostalgia, la desesperación y la confianza. Que el mundo es mucho más grande que las calles que recorremos cada día, que nada dura para siempre, que hasta en el interior del ogro más temible puede latir un corazón de gominola.

La narración oral es un acto comunicativo. Quien cuenta con honestidad escucha, mira a los ojos, habla y pregunta con o sin palabras. Transmite una historia que ha preparado hasta hacerla suya, desentrañando los significados y conectando con sus emociones para que al contar podamos sentirla también sin exponernos del todo, saliendo al bosque pero con un mapa para encontrar siempre el camino de regreso a casa. Busca el momento hipnótico en el que su figura desaparece y vemos sólo la historia como si fuéramos uno con ella, como si estuviéramos dentro.

¿Recuerdas cuándo fue la última vez que alguien te contó un cuento mirándote a los ojos? El 20 de marzo se celebra el día internacional de la narración oral. Aquí tienes dos propuestas para disfrutarla: el Festival Atlántica en Santiago de Compostela y las jornadas de MANO, Asociación de narradoras y narradores de Madrid. La Asociación de profesionales de la narración oral en España, AEDA, publica hasta el 20 de marzo una selección de textos relacionados con la transformación https://www.facebook.com/AEDA.narracionoral/.

16707361_1368909236464750_3819663508834052760_o

VII-Jornadas-MANO-Dia-Narracion-Oral-2017-805x503

Lecturas recomendadas y enlaces de interés

Los narradores orales modernos

Entrevista a Pep Durán

Diccionario de narración oral

Revista El Aedo

Maratón de los cuentos de Guadalajara

I Jornadas Internacionales tomo la palabra: Mujeres, voz y narración oral

Cuente (Graciela Montes)

Contar con los cuentos, Estrella Ortiz

  Si te ha gustado este artículo, puedes suscribirte aquí al boletín de noticias. Cuido tus datos y no los comparto con nadie. Gracias 🙂

Nota: Entrada actualizada a partir de un texto publicado en marzo de 2016

Mirar fuera, ver dentro

VM1954W02936-11-MC
Vivian Mayer, self-portrait, 1954 © 2014 Maloof Collection

Vivian Maier nació en New York en 1926, trabajó toda su vida como niñera y cuidadora y nunca publicó sus fotografías. En 2007 John Maloof descubrió su trabajo en una subasta, pero cuando consiguió localizar a la autora ella acaba de morir. Puedes encontrar la historia completa de este autorretrato en el blog de Rubixephoto.

Durante unos meses, justo antes de empezar con este proyecto, fui incapaz de escribir una sola línea, de encontrar la primera palabra para ordenar lo que sentía. La cámara de fotos me permitió mirar fuera de tal forma que, al hacerlo, podía ver dentro de mi. Así, poco a poco, fui juntando todas las piezas que hacen falta para recomponer una narrativa: lo que había sido, lo que era, lo que me gustaría ser.

Si no puedes escribir, coge una cámara de fotos y sal a la calle, o persigue tu propia imagen en todos los espejos hasta que seas capaz de mirarte a los ojos. Si no tienes una cámara de fotos, consigue unos lápices de colores y empieza a llenar lo que tengas más a mano, incluso los márgenes de los periódicos. Un día te sorprenderán unas nubes o un par de trazos azules que hablan de ti, y podrás usarlos para empezar a ordenar tu propia historia…. Y después contarla. Cuando vuelvas a escribir recuerda que lo que te ha llevado hasta allí es la emoción, la vivencia de un momento único en el que todo cambió, la posibilidad de expresar cómo te sientes ahora. Algo que se parece mucho a la verdad, aunque sea una verdad que cambia y no puede atraparse.

 

En defensa de la imaginación – Programa de radio

En este fragmento radiofónico http://www.cadenaser.com/sociedad/audios/sentido-vida-libros/csrcsrpor/20141010csrcsrsoc_6/Aes/ Juan José Millás y Carlos García Gual exponen la idea de que las narraciones y los mitos son herramientas imprescindibles para desarrollar un sentido de la propia existencia, como personas individuales y como grupo. La grabación corresponde a la edición del programa Hoy por Hoy del día 10 de octubre de 2014 y la encontré gracias a Pep Bruno, que transita los caminos de la tierra oral.

http://www.museothyssen.org/thyssen/ficha_obra/446
Marc Chagall-El gallo (1928) © Museo Thyssen-Bornemisza

Juan José Millás afirma que la cultura, las humanidades, han ayudado siempre a encontrar el sentido de la vida. La primera representación del mundo le vino al ser humano a través de los cuentos que se contaban al amor de la lumbre, antes de la palabra escrita. Esos cuentos entretenían, pero su función fundamental era transmitir a quienes escuchaban una  una representación de su mundo.

Carlos García Gual añade que para encontrarle un sentido a la vida son fundamentales la memoria, la reflexión y la imaginación. En una sociedad como la actual

vivimos muy presionados por representaciones ajenas; la gente tiene poco sentido de que cada uno de ellos debería darle un sentido a la vida. Quien no conoce un poco el pasado, quien no sabe algo de historia, quien no conoce la literatura; quien se atiene sólo al presente no deja de vivir en un mundo estrechamente limitado, porque las humanidades, sobre todo la literatura, la poesía…lo que hacen es que abren ventanas a través de las que la existencia no es sólo la vida cotidiana […]. Debemos defender la cultura como un aporte a la felicidad, la imaginación es muy importante para la vida.

Escuchándolos, me he acordado de un fragmento de El hilo azul, en el que Gustavo Martín Garzo defiende también que

la imaginación no es una huida, sino un compromiso más profundo con la realidad del mundo. La literatura no tiene que ver con la evasión: debe transformarnos y, sobre todo, debe devolvernos al mundo. La imaginación nos enseña a vivir: es un puente entre nosotros y las cosas del mundo. Por ella aprendemos que la vida es más amplia de lo que nuestras razones y conveniencias creen, y que la misión del arte es devolvernos esas posibilidades incumplidas, contarnos esa otra historia de lo que somos, y ayudarnos a soportar el dolor debido a la separación (…). Necesitamos historias que nos cuenten lo que es el mundo y lo que pasa en nuestro interior, pero sobre todo que nos hablen de lo prodigioso, porque la vida es indisociable de la espera y la realización del prodigio.