Disfruto mucho estos primeros días de enero; mi sensación es la de estrenar un libro en blanco con todas las páginas por delante para ir desarrollando los proyectos que quiero cuidar. Además, por primera vez he despedido el año que termina con agradecimiento, pero sin el nudo en el estómago que he sentido otras veces. Creo que esta posibilidad tiene mucho que ver con llevar más de 12 meses habitando con consciencia y constancia el tiempo en espiral; entendiendo de una forma muy profunda (con el cuerpo antes que con la mente, con ambos a la vez después) el ciclo constante de vida-muerte vida: qué tiene que morir, que puede nacer a cada instante.

¿Cómo lo sientes tú? ¿Qué te asusta? ¿Qué te da fortaleza y te acompaña? Puedes dedicar unos minutos a escribir qué te da miedo en este momento. Hazlo sin pensar demasiado y sin juzgar lo que estás escribiendo, dejando que lleguen las palabras. Vuelca en tu cuaderno todo lo que te asusta en este momento. También puedes utilizar un espacio distinto, una o varias hojas aparte, para romperlas o quemarlas después. Como decía James Pennebaker:

Quémalos. Borrarlos. Córtalos. Rómpelos en pequeños pedazos y lánzalos al océano o deja que el viento te los quite.

Si haces el ejercicio anota después para qué te ha servido, qué has descubierto. Después, en esa misma sesión de escritura o en otra distinta, haz una lista con todas tus fortalezas y recursos. Pueden ser habilidades, personas cercanas, logros y todo aquello que sientas que puede acompañarte en los próximos meses. Igual que en el ejercicio anterior, hazlo sin pensar demasiado y sin censurar o cuestionarte lo que estás escribiendo.

Cuando hayas terminado, si quieres puedes elegir una de esas fortalezas y escribirla en un papel con letras bonitas para verla cada día, o crear un collage con alguna fotografía que te ayude a recordarla y tenerla presente cada día.

Artículos relacionados con este tema:

Actividades:

MEMBRESÍA AUTOCUIDADO CÍCLICO: si te gustaría tener más tiempo para ti y para las personas y labores que son importantes para ti. Profundizaremos en los saberes que acompañan la ciclicidad y te ayudarán a (re)habitar el tiempo en espiral. Si prefieres empezar poco a poco: Podcast autocuidado cíclico.

PROGRAMA ESCRITURA Y AUTOCUIDADO: escribir para conocerte mejor y cuidarte más. Después de dos años lanzo una nueva convocatoria tutorizada con encuentros en directo y acompañamiento en Telegram.

EL CAMINO DEL CORAZÓN: en marzo de 2022 comenzamos un recurrido de 19 meses para acompañar el ciclo sinódico de Venus. Ahora abro una nueva expedición pero en formato encuentro; un círculo de palabra para profundizar en nuestras relaciones (con nosotras y nosotros, con otras personas y con el mundo que nos rodea) al amparo de las narrativas que se abren en El camino del corazón. Si te interesa sumarte por favor, escríbeme y te enviaré los detalles.

EL REFUGIO DE LA ESCRITURA: un espacio para cuidar y compartir la práctica de la escritura contigo y con otras personas que también están escribiendo. Ahora puedes sumarte por 27€ al mes. Aparte de eso, tú traes el compromiso y las ganas y yo pongo el resto.

CONTAR TU PROPIA HISTORIA: un taller para llenar cuadernos escribiendo sobr todo aquello que te importa y seguir los hilos de tu historia de vida, entretejiendo la memoria con los sueños nuevos.

ESCRIBIR UN DIARIO: reto gratuito del 16 al 22 de enero.

Si quieres acompañar a otras personas con la escritura y las narrativas, puedes ver aquí la formación especializada.

¡Ah! Y si todavía no estás en el canal de Telegram, donde comparto audios con propuestas y recomendaciones de lectura cada semana, puedes sumarte aquí.

¡Hola! ¿Qué te cuentas?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

%d